Cápsulas y Polvos

Ahora bien, a lo largo de la elaboración de este blog, te hemos compartido cómo hacer tinturas, infusiones, etc., para utilizar como medicina, las plantas.  En este espacio, te diremos cómo elaborar cápsulas y polvos para su utilización a tantos remedios, toma nota.
Las hierbas en polvo se toman con más facilidad a través de cápsulas, pero también se pueden espolvorear en los medicamentos o tomarse con agua.  Externamente, se pueden aplicar a la piel como polvo o mezcladas con tinturas como emplasto.

Las herboristerías son el mejor sitio para adquirir las hierbas en polvo.  En términos generales, cuanto más fino es el polvo mejor suele ser la calidad.  También se pueden comprar cápsulas de gelatina o vegetarianas en establecimientos especializados. El olmo rojo, (Ulmus rubra), constituye una buena base para los emplastos y astringentes como el avellano de bruja (Hamamelis virginiana), pueden aplicarse directamente para afecciones dermatológicas o en ungüento para hemorroides o varices. 

Toma nota de las cantidades estándar:


  • Rellenar cápsulas de tamaño 00, con capacidad para 250 mg de polvo, aproximadamente.


Dosificación Estándar:


  • Tomar 2 a 3 cápsulas dos veces al día


Conservación :


  • Conservar en recipientes herméticos de cristal oscuro en sitio fresco hasta por 3 a 4 meses.


Para elaborar las cápsulas :





1.- Poner el polvo en un plato pequeño (o una bandeja para cápsulas) y recogerlo con las dos mitades de la cápsula, deslizándolas hasta juntarlas.



2.- Cuando ambas mitades están llenas de polvo, cerrarlas sin derramar su contenido; guardar las cápsulas.



Entradas populares de este blog

Várices y Hemorroides

Remedios para Enfermedades - Alergias Parte 1

Dolor de Cabeza