Ungüentos




Los ungüentos, son aceites o grasas con hierbas, y a diferencia de las cremas, no tienen agua.  El resultado, es que forman una capa independiente extra sobre la piel.   Protege extraordinariamente la piel de inflamaciones, lesiones, dermatitis, entre otras cosas más.  Los ungüentos son útiles en afecciones como las hemorroides o cuando se necesita proteger contra la humedad como en labios partidos y la irritación causada por pañales.

Existen distintas sustancias que sirven como base para los ungüentos, la consistencia de éstas varían por los  componentes y sus proporciones.   La mejor y sencilla manera de hacerlo es utilizar un ungüento suave para uso universal el cual puede emplearse con vaselina o parafina blanda.

La vaselina es impermeable y constituye una barrera protectora para la piel.  Se puede añadir una sola hierba (finamente picada) o combinar varias, según las necesidades y tipo de dolencia.  Además se puede mezclar el ungüento con aceite esencial justo antes de tamizar.



Tipos de consistencias.-

Un ungüento sólido y prácticamente libre de grasa se extiende con facilidad y es útil para preparar bálsamos para los labios. Para que no tengas que usar aceites minerales, combinar en un recipiente de cristal al baño maría 140 gramos de aceite de coco con 120 gramos de cera de abeja y 100 gramos de hierba en polvo. Dejar a fuego muy lento durante 90 minutos.  Colar y verter en tarros de cristal esterilizados.

Un ungüento más fluído, que podrás utilizar para afecciones como la urticaria, se puede hacer combinando aceite de oliva con cera de abeja.  Mezclar en un recipiente de cristal al baño maría, 60 gramos de cera de abeja, 500 ml de aceite de oliva y 120 gramos de hierba seca o 300 gramos de  hierba fresca (recuerda si la hierba es seca utilizar la mitad y si es fresca el doble).  Cubrir y poner en un horno templado durante 3 horas.  Colar y verter en tarros de cristal esterilizados.   Este tipo de ungüento, también se puede hacer combinando 500 ml de aceite de infusión caliente con 60 gramos de cera fundida. 


Procedimiento.-

1.- Fundir la vaselina o cera en un recipiente de cristal al baño maría. Añadir las hierbas (secas o frescas)finamente picadas y dejar a fuego lento durante 15 minutos, removiendo constantemente.





2.- Filtrar la mezcla en una bolsa de tamizar fijada a la boca de una jarra con un cordón.



3.- Con guantes de goma, exprimir para extraer todo el líquido posible.



4.- De manera rápida, verter el ungüento en tarros de cristal antes de que se solidifique.  Colocar las tapas sin apretar.  Cuando se enfríe, apretar las tapas y etiquetar.



Cantidades.-

60 gramos de hierba seca (o mezcla de hierbas varias) ó 150 gramos de hierba fresca con 500 gramos de vaselina o parafina blanda.

Aplicación.-

Aplicar una pequeña cantidad 3 veces al día.

Conservación.-

Conservar en tarros de cristal oscuro tapados hasta por 3 meses.


Bibliografía.-

Enciclopedia de Plantas Medicinales Chevallier.- 



Entradas populares de este blog

Gordolobo

Malva

Romero