Buchú

La tradicional medicina herbácea occidental Buchú Barosma Betulina (Rutáceas), se considera un remedio tradicional como estimulante, diurético y alivio para las dolencias digestivas.  Esta hierba está valorada como antiséptico urinario y diurético y se empleaba concretamente para tratar la cistitis y otras infecciones de las vías urinarias.  El buchú tiene un fuerte sabor y aroma característico que recuerda al de la grosella negra; algunos lo describen como una mezcla entre el romero y la menta.

El Buchú es un arbusto tupido que llega a 2 metros de altura con hojas sin rabillo, ligeramente duras, que llevan glándulas grasas.  El buchú se cultiva para uso comercial y es utilizado para dar el sabor a grosella negra del casis.

Es originario de Sudáfrica, donde su cultivo está muy extendido en las laderas de los montes.  También se cultiva en zonas de América del Sur.  Esta hierba se reproduce a partir de esquejes al final del verano y requiere suelo bien drenado y mucho sol. Las hojas se recolectan cuando la planta está en flor o en fruto durante el verano.

Componentes principales :


  • Aceite volátil (1,5%-2,5%),entre ellos pulegona, mentona, diosfenol
  • Compuestos del azufre
  • Flavonoides (diosmina, rutina)
  • Mucílago


Efectos principales :


  • Antiséptico urinario
  • Diurético
  • Estimulante
  • Estimulante uterino


Usos tradicionales y actuales :

Remedio tradicional.- del pueblo kohoikhoin de Sudáfrica.  Se utiliza como estimulante general y diurético.  Es muy aromático y se toma como carminativo para ayudar a aliviar la hinchazón y los gases.

Primeros usos occidentales.- Esta hierba fue exportada a Gran Bretaña por primera vez en 1790 y llegó a ser medicamento oficial en 1821, al entrar en la lista de la British Pharmacopoeia como remedio eficaz para la cistitis, uretritis, nefritis y el enfriamiento de la vejiga.

Tratamiento urinario moderno.- En general, el buchú se utiliza hoy día en la herboristería occidental para el mismo tipo de dolencias urinarias que en siglo XIX.
Es común recetarla para infecciones de las vías urinarias y, combinada con hierbas como el maíz y el enebro, suele resultar eficaz para curar la cistitis aguda.  Si se toma de forma regular, puede ayudar a evitar los ataques periódicos de cistitis o uretritis crónica.
Suele tomarse también para prostatitis y colon irritable, a menudo combinado con hierbas como la gayuga y el maíz.  El diosfenol posee una acción diurética y en parte se le atribuye el efecto antiséptico sobre el aparato urinario.

Ginecología.- La infusión de buchú sirve para tratar la cistitis y uretritis, en especial cuando están relacionadas con un problema anterior de cándida. por ejemplo un afta vaginal.
Generalmente es preferible la infusión a la tintura, sobre todo cuando la enfermedad comienza en forma repentina.
La infusión también se emplea en irrigaciones para la leucorrea (flujo vaginal blanco) y en ocasiones para el afta.  Esta hierba es un estimulante uterino y contiene pulegona, que también está presente en grandes cantidades en el poleo.  El pulegona es abortivo, además de potente emenagogo (provoca el flujo menstrual).  Por lo tanto,el buchú no debe tomarse durante el embarazo.

Advertencia.- Cualquier hierba, deberá consultarse primeramente con tu médico. No tomar durante el embarazo o lactancia.

Principales preparados y sus aplicaciones :


Infusión.- Para la prostatitis, beber una taza dos veces al día.

Tintura.- Para infecciones urinarias crónicas, tomar 40 gotas con agua tres veces al día.

Cápsulas.- Para la cistitis, tomar una cápsula de 500 mg. dos veces al día


Bibliografía.-
Enciclopedia de Plantas Medicinales.- Chevallier.-








Entradas populares de este blog

Várices y Hemorroides

Remedios para Enfermedades - Alergias Parte 1

Dolor de Cabeza